10 razones por las que un buen sueño es importante

Una buena noche de sueño es increíblemente importante para la salud. De hecho, es tan importante como comer sano y hacer ejercicio. Desafortunadamente, el ambiente occidental está interfiriendo con los patrones naturales de sueño. Las personas están ahora durmiendo menos de lo que lo hacían en el pasado, y también ha disminuido la calidad del sueño. Aquí hay 10 razones por las que el buen sueño es importante.

 

  1.       Un sueño deficiente te hace propensa a aumentar de peso

El sueño deficiente está fuertemente ligado al aumento de peso. Las personas con una duración corta de su sueño tienden a pesar significativamente más que quienes obtienen un sueño adecuado. De hecho, una corta duración del sueño es uno de los factores de riesgo más fuertes para la obesidad.

En un estudio masivo, niños y adultos con una duración de sueño corta resultaron 89% y 55% más proclives a volverse obesos, respectivamente. Se cree que el efecto del sueño en el aumento de peso está mediado por numerosos factores, incluyendo las hormonas y la motivación para hacer ejercicio. Si estás intentando adelgazar, obtener sueño de calidad es absolutamente crucial.

 

  1.       La gente que duerme bien tiende a consumir menos calorías

Los estudios muestran que los individuos privados de sueño tienen mayor apetito y tienden a consumir más calorías. La privación de sueño interrumpe las fluctuaciones diarias de las hormonas del apetito y se cree que causa una pobre regulación del hambre. Esto incluye mayores niveles de grelina, la hormona que estimula el apetito, y menores niveles de leptina, la hormona que lo suprime.

 

  1.       El buen sueño mejora la concentración y la productividad

El sueño es importante por varios aspectos de la función cerebral. Esto incluye la cognición, la concentración, la productividad y el rendimiento. Todos estos factores se ven afectados negativamente por la privación del sueño.

Un estudio en internos médicos provee un buen ejemplo. Los internos en un horario regular cometían 36% más errores médicos serios que aquellos internos en un horario que les permitía dormir más. Otro estudio encontró que el poco sueño puede impactar negativamente en algunos aspectos de la función cerebral en un grado similar al de la intoxicación alcohólica. El buen sueño, del otro lado, ha demostrado mejorar habilidades para resolver problemas e incrementar el rendimiento de la memoria tanto en niños como adultos.

 

  1.       El buen sueño puede maximizar el rendimiento atlético

El sueño ha demostrado reforzar el rendimiento atlético. En un estudio con jugadores de básquet, un sueño más largo mostró mejorar significativamente la velocidad, la precisión, los tiempos de reacción y el bienestar mental. Asimismo, una menor duración del sueño fue asociada con un rendimiento físico pobre y limitaciones funcionales en mujeres mayores. Un estudio con más de 2800 mujeres encontró relaciones entre un sueño deficiente y caminatas más lentas, menor fuerza de empuñadura y mayor dificultad en la realización de actividades independientes.

 

  1.       Quienes duermen poco tienen mayor riesgo de ataques cardíacos fulminantes

Sabemos que la calidad y duración del sueño tienen un fuerte efecto en muchos factores de salud. Son los factores que se cree llevan a enfermedades crónicas, incluyendo deficiencias cardíacas. Un reporte de 15 estudios encontró que quienes duermen poco tienen mayor riesgo de sufrir ataques cardíacos fulminantes que aquellos que descansan entre 7 y 8 horas por noche.

 

  1.       El sueño afecta el metabolismo de la glucosa y el riesgo de diabetes tipo 2

La restricción de sueño experimental afecta el azúcar en sangre y reduce la sensibilidad a la insulina. En un estudio en hombres jóvenes sanos, la restricción del sueño a 4 horas por noche durante 6 noches en un grupo causó síntomas de pre-diabetes. Esto se resolvió después de 1 semana de mayor duración del sueño.

Los hábitos de descanso pobres también se asocian a efectos adversos en el azúcar en sangre en la población en general. Aquellos que duermen menos de 6 horas por noche han demostrado repetidamente tener un mayor riesgo de diabetes tipo 2.

 

  1.       El sueño pobre está asociado a la depresión

Los problemas de salud mental, como la depresión, están fuertemente ligados a la pobre calidad del descanso y los desórdenes del sueño. Se estima que el 90% de los pacientes con depresión se quedan de la calidad del sueño. Un descanso deficiente incluso se asocia con un mayor riesgo de muerte por suicidio. Aquellos con desórdenes del sueño, como insomnio o apnea obstructiva, también reportan rangos de depresión significativamente mayores que quienes no los sufren.

 

  1.       Dormir mejora tu sistema inmune

Incluso una pequeña pérdida de sueño ha demostrado perjudicar la función inmunológica. Un estudio de 2 semanas monitoreó el desarrollo del resfriado común después de dar a las personas gotas nasales con el virus que causa resfríos. Encontraron que aquellos que durmieron menos de 7 horas eran al menos 3 veces más proclives a desarrollar un resfriado que aquellos que durmieron 8 horas o más.

Si te resfrías a menudo, asegurarte de que duermes al menos 8 horas diarias por noche podría ser muy útil. Comer más ajo también podría ayudar.

 

  1.       La falta de sueño está vinculada a mayor inflamación

El sueño puede tener un gran efecto en la inflamación del organismo. De hecho, se sabe que la pérdida de sueño activa índices de inflamación indeseables y el daño celular. La falta de descanso ha sido fuertemente asociada a la inflamación a largo plazo del tracto digestivo, en desórdenes conocidos como síndromes de intestino inflamatorio.

Un estudio observó que los pacientes privados de sueño con síndrome de Crohn eran 2 veces más proclives a recaídas que los pacientes que dormían bien. Los investigadores incluso están recomendando hacer evaluaciones del sueño para ayudar a predecir resultados.

 

  1.   El sueño afecta las emociones y las interacciones sociales

La pérdida de sueño reduce nuestra habilidad para interactuar socialmente. Diversos estudios confirmaron esto utilizando pruebas emocionales de reconocimiento de rostros. Un estudio encontró que las personas que no habían dormido, tenían una habilidad reducida para reconocer expresiones de enojo y felicidad.

Los investigadores creen que el déficit de sueño afecta nuestra habilidad para reconocer importantes señales sociales y procesar información emocional.

 

A tener en cuenta

Junto con la nutrición y el ejercicio, el buen sueño es uno de los pilares del a salud. Simplemente no puedes alcanzar un óptimo bienestar sin cuidar de tu descanso.

Comentarios

You Might Also Like