12 razones para practicar yoga

14811240864_a1395fe69f_o

¿Estás pensando en tomar clases de yoga? Según un reporte del año 2012 de la Asociación de Manufactureros de Productos Deportivos de EEUU, más de 22 millones de personas practican la disciplina desde los seis años de edad. Y por buenas razones: los beneficios físicos y mentales de hacerlo resultan increíbles.

Si estás buscando un poco más de motivación para decidirte a comenzar con el yoga, lee estos argumentos y acaba de convencerte.

Beneficios:

  • Clarifica los pensamientos: en el agitado mundo de hoy, tu cabeza está pensando en lo que pasó ayer y al mismo tiempo se preocupa por lo que vendrá. El yoga puede ayudarte a estar en el momento presente y clarificar tus pensamientos. Los asuntos cotidianos provocan estrés porque nos aferramos a ellos y les permitimos crear historias en nuestra mente. Y esto toma parte de nuestro precioso tiempo.
  • Mejora el humor: si te sientes triste, el yoga levantará tu ánimo naturalmente. Un estudio de 2011 de la Universidad de Boston encontró que la disciplina mejora el humor y reduce la ansiedad. Este fenómeno ha sido atribuido a los niveles de un ácido gamma en el cerebro, que se incrementa cuando haces yoga. De acuerdo con otras investigaciones, un bajo nivel del ácido se asocia a la depresión.
  • Es útil para el entrenamiento cruzado: el yoga complementa una gran variedad de deportes y rutinas físicas que no incorporan el estiramiento o no se focalizan en el equilibrio, como el béisbol y el golf. Actualmente, muchos equipos deportivos profesionales incluyen el yoga entre sus prácticas, porque los ayuda a incrementar la resistencia, concentrarse y mantener el balance corporal. Puedes agregar la disciplina a tu rutina de bicicleta, tenis, carrera o pesas.
  • Estimula el descanso: si sufres insomnio, la disciplina puede contribuir a que duermas más profundamente. Un reporte de 2004 sugiere que el yoga reduce los despertares bruscos relacionados con el insomnio. Los participantes reportaron dormir más y mejor, e incluso levantarse menos durante la noche.
  • Cualquier persona puede practicar: es una práctica accesible a la mayor parte de los individuos. Te permite moverte a tu ritmo y te exige según lo que estés dispuesta a dar. La mayoría de las posturas tienen variaciones, desde un nivel básico a avanzado; y son modificadas para prevenir lesiones. No importa tu edad, peso, fuerza o nivel de flexibilidad, puedes empezar con el yoga hoy.
  • Brinda mayor flexibilidad: el yoga gradualmente estira la musculatura e incrementa la flexibilidad. La clave está en practicar de manera regular. Para los profesionales, invertir en el yoga es invertir en salud y bienestar: si te tomas el trabajo, verás los resultados.
  • Es amigable con tus capacidades: al contrario de lo que sucede en muchas actividades deportivas, en las que lo esencial es esforzarse siempre más, el yoga respeta tus propias capacidades y limitaciones. No debes sentirte limitada por nadie más en la clase. Puedes moverte a tu propio ritmo, aumentando o disminuyendo la dificultad de las posturas según tu cuerpo lo demande.
  • Da confianza: alcanzar nuevas poses te dará más confianza en ti misma, y en tu habilidad para aprender algo nuevo. A medida que el yoga incrementa la fuerza en tus músculos y en tu mente, comienzas a sentirte más segura en ti y en tus decisiones. La disciplina te hará descubrir que eres más fuerte de lo que pensabas, tanto física como mentalmente. Incrementarás tu auto-imagen mientras brindas beneficios a todo tu organismo.
  • Alivia el estrés: si te sientes estresada por el trabajo u otras demandas, encontrarás alivio practicando yoga. El simple hecho de inhalar y exhalar aire lentamente mientras tu cuerpo se mueve con las posturas, puede relajar la mente y reducir el estrés. A medida que incorporas aire en cada movimiento, los músculos corporales comienzan a relajarse y los lugares donde almacenas la tensión empiezan a liberarse.
  • Te enseña a respirar mejor: la respiración profunda te relaja y te ayuda a lidiar mejor con el estrés. Una buena parte del yoga se centra en este proceso, enseñándote a respirar bien no solo cuando es fácil sino también en los momentos difíciles. Las personas no suelen tener en cuenta que cuando están en situaciones estresantes, se olvidan de respirar productivamente. Las técnicas de respiración lenta y profunda te ayudarán en circunstancias de tensión.
  • Reduce el dolor en las articulaciones: quienes sufren de artrosis, osteoartritis o artritis reumatoide deberían practicar yoga. Un reporte de 2011 encontró que hacerlo solo 2 veces por semana alivia la hinchazón y relaja las articulaciones. Los movimientos lentos y suaves de la disciplina son una actividad ideal para quienes sufren estas deficiencias, aliviando el dolor para tener una vida más cómoda.
  • Nunca es aburrido: una clase de yoga puede dar mil opciones de poses, de diverso tipo y nivel de dificultad. Existen muchas clases distintas para explorar (por ejemplo, Vinyasa, Ashtanga o Bikram), y además cada profesor aplica su propio estilo en el salón. Incluso las clases pueden durar 1 hora o 1 y ½ hora. Nunca repetirás el mismo entrenamiento cada vez

Comentarios

Tal vez pueda interesarte